CENTRO FÉNIX DE NATUROPATÍA
México - Tel. 2291 185 281
España - Tels. 680 53 75 56 - 965 78 63 38


Hola ! ! !

Más allá de las limitaciones impuestas por la percepción,
existe la certeza de ser lo que nunca perdimos.
El conocimiento de la conciencia de ser
es la única Libertad que tenemos.
Adelante, están invitados.

Bienvenid@s !!!

CIENCIAS ETERNAS


Algunas de las Imágenes que aparecen en este Blog, han sido sacadas de Internet.
Si alguien tiene derechos y quiere que no salgan en este espacio,
nos lo hacen saber y serán retiradas inmediatamente.




miércoles, octubre 19, 2011

La Formacion del Caracter segun el Orden Ocupado en la Familia

Existe un estudio sobre la familia que se llama algo así como teoría de la posición ordinal. Es un examen sobre el significado, si lo tiene, de la posición de las personas al nacer. Es decir si nacieron primero, segundo, tercero, etc. El psiquiatra Jerome Bach y Allen Anderson han realizado un trabajo bastante influyente en esta área, en la Universidad de Minessota.

La teoría de la posición ordinal se basa en la premisa de que la familia es un sistema social con una jerarquía de necesidades. Por encima de todo está la necesidad de intimidad inherente a la familia. La necesidad predominante, después de ésta, es la producción de medios para conseguir comida y cobijo. Luego viene la necesidad de nutrición física y emocional de sus miembros. Después, el sistema necesita un funcionamiento tranquilo y fácil de y entre las relaciones individuales que lo componen. Finalmente, necesita protegerse y mantenerse como unidad. A medida que los niños van naciendo en el sistema familiar, manifiestan una tendencia a asimilar esas necesidades según su orden de nacimiento.


PRIMOGÉNITOS, SEGUNDOS HIJOS E HIJOS ÚNICOS

Esta teoría mantiene que los primogénitos se relacionan con el padre y se ajustan a los temas que tradicionalmente se le asocian.
Suelen orientarse hacia el logro y la ejecución. El primogénito carga con las expectativas de la familia en mayor grado que los niños que vienen después. Normalmente van bien en el colegio, porque en éste se divide la vida en unidades: biología, matemáticas, química, etc. Pero como la vida no se presenta en unidades, tienen a menudo problemas con las relaciones. Los primogénitos son hijos únicos durante un tiempo, y por ello los hijos únicos pueden mostrar las mismas tendencias que los primeros.

Los hijos nacidos en segundo lugar tienen una mayor tendencia hacia la madre, cuyo papel principal es cuidar de las necesidades emocionales de toda la familia.
Los "segundos" a menudo encuentran dificultades en expresar verbalmente lo que sienten. Se pueden sentir confundidos, especialmente en familias disfuncionales, en las que se han negado los sentimientos.
Los "segundos" absorben bastante de lo que ocurre alrededor de ellos. Cuando son pequeños pueden tener enfermedades psicosomáticas: dolores de estómago y de espalda.
Tienen una forma de procesar lo que ocurre en la familia. Se suele decir que se dan cuenta de lo que falta, en vez de saber lo que hay. Suelen relacionarse con lo implícito. Si se muestran misteriosos, es sólo porque llevan bastantes de los asuntos no expresados de la familia, y no saben que hacer con ellos.

Lo realmente asombroso de la teoría sobre la posición ordinal es que no tiene nada que ver con el carácter personal o el desarrollo psicológico. Según Bach, las tendencias ordinales determinan al niño de la misma forma que el sexo: se dan a la vez y son igualmente influyentes.

La teoría de Bach es una forma interesante de estudiar las diferencias reales que se pueden encontrar en cualquier familia, y de comprender que hay fuerzas en nuestras vidas que son mayores que nuestras idiosincrasias personales.

¿Qué conclusiones podemos traer aquí?:
Si eres el primogénito -o un hijo único- puedes querer buscar la forma de abrir un diálogo con otras personas, que te permita despojarte de la pesada carga de las responsabilidades que conlleva tu posición en la familia. Puedes concluir que ya no necesitas esforzarte para ser perfecto. No tienes que lograr todas las metas. Puedes iluminarte. Quizás todo ello resulte extraño porque no es el papel al que estás acostumbrado, pero puede cambiar.
Si eres un segundo hijo, puedes expresar lo que estás sintiendo y preguntar si alguien más está sintiendo lo mismo. Puedes pedir que se te aclare algo cuando te encuentres confundido o con dudas.

TERCEROS Y CUARTOS HIJOS, Y EL DESTINO

Siguiendo con el estudio mencionado anteriormente, los terceros hijos conectan con la necesidad de la familia de interrelacionarse pacíficamente.

Según esta teoría, los "terceros" tienden a asimilar los temas principales con respecto a las relaciones. Suelen representar lo que se necesita o hace falta. Por ejemplo, si el matrimonio de los padres parece ir bien cara al exterior, pero en realidad es solitario y vacío, el "tercero" suele representar ese problema expresando, por ejemplo, una vida solitaria y vacía para él. No importa cuáles puedan ser los auténticos problemas en su vida, ya que serán producto de ese sentimiento de dolor de sus padres. Estos problemas aumentan bastante hasta que los padres se sienten obligados a reunirse y encontrar una solución. Esta colaboración de los padres es, por supuesto, lo que desea. Acostumbrados a ver las dos caras de la moneda, serán los mediadores de la familia, aunque es posible que les cueste aclararse en sus propias mentes.

Los cuartos hijos heredan el problema de la unidad familiar, y esa es su misión. A menudo suelen ser la mascota, -el "rico", el "mono"- o también el pequeño diablillo. Todos estos papeles ayudan a descargar la tensión de la familia y a mantener el sistema funcional y operativo sin problemas. El cuarto hijo es como el catcher en un equipo de béisbol: tiene que observar todo el campo ya que su trabajo es mantener el equipo unido. Los cuartos hijos suelen ser a menudo los recogedores de basura de la familia: recogen todas las tareas que han quedado descolgadas y, frecuentemente, pierden la visión de cuáles son sus propias necesidades.

Entonces, ¿cómo se puede aplicar esta teoría a familias realmente grandes, con cinco, seis, siete y ocho hijos o más? Aparentemente, el patrón que se basa en la jerarquía establecida de las necesidades familiares, comienza de nuevo con el quinto hijo. Por lo tanto, el quinto hijo conecta con las necesidades productivas de la familia y se identifica fuertemente con el papel tradicional del padre y asuntos relacionados con él.
Puede asumir el dolor del padre o puede rechazarle. En cualquier caso, querrá ejecutar y asegurarse de que consigue reconocimiento por los esfuerzos que realiza.

El sexto hijo, a su vez, es como el segundo, que se identifica principalmente con la madre y su papel tradicional de cuidar de las necesidades emocionales de la familia. Los sextos hijos, como los segundos, son los transportadores de las emociones.
Absorben bastante de lo que no se ha dicho y no se ha examinado en la familia. Captan los estados de humor y los ambientes de la vida familiar bastante bien, pero a menudo no saben lo que significan esos silencios, o cómo estos silencios les afectan a ellos.

El séptimo hijo es el aliado del tercero para mantener las relaciones en la familia, y el octavo hijo se ve envuelto en el mantenimiento de la unidad familiar, al igual que el cuarto. Sin embargo, la teoría dice que el octavo hijo -el recogedor de basura de tareas no acabadas, como el cuarto- corre un grave riesgo en las familias disfuncionales. Al haber diez personalidades en la casa, tantas relaciones que mantener en su sitio, y con basura emocional no reconocida extendida por todas partes, el octavo hijo en familias disfuncionales puede encontrarse sobrecargado emocionalmente hasta el punto de la enfermedad mental.

En el contexto de esta teoría, debemos tener presente de que no tenemos que ajustarnos a estos estereotipos. Pueden cambiar. Los terceros y los séptimos hijos se pueden dar cuenta de que ellos tienen valor por sí mismos cuando tienen una opinión propia. Para los cuartos y, especialmente, para los octavos, el consejo es que no tienen que cargar con los excesos de toda la familia. Que pueden dejar su posición de catcher y, como cambio, dedicarse a batear.

Si te has reconocido en estos retratos y quieres saber más sobre la teoría, busca un libro publicado en 1987 por Aspen Publications, llamado "Birth Order Roles & Sibling Pattenrs in Individual & Family Therapy", escrito por Margaret Hoopes y James Harper, que eran alumnos de Bach y Anderson. Sólo añadir que esta teoría no es una Biblia, pero sus razonamientos pueden sorprendernos, a veces, por su certeza detallada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si necesitas ponerte en contacto con nosotros...
Utiliza nuestra dirección de correo electrónico, porque este formulario de comentarios no funciona.
Puedes escribirnos aquí: centrofenix@hotmail.com
Gracias