CENTRO FÉNIX DE NATUROPATÍA
México - Tel. 2291 185 281
España - Tels. 680 53 75 56 - 965 78 63 38


Hola ! ! !

Más allá de las limitaciones impuestas por la percepción,
existe la certeza de ser lo que nunca perdimos.
El conocimiento de la conciencia de ser
es la única Libertad que tenemos.
Adelante, están invitados.

Bienvenid@s !!!

CIENCIAS ETERNAS


Algunas de las Imágenes que aparecen en este Blog, han sido sacadas de Internet.
Si alguien tiene derechos y quiere que no salgan en este espacio,
nos lo hacen saber y serán retiradas inmediatamente.




martes, marzo 05, 2013

Jade Piedra de Leones

El Jade es considerado la piedra de la belleza y de la fertilidad.

Los hombres que vivieron en el periodo neolítico se percataron de que algunas piedras eran más hermosas que otras, con una textura más lisa y una mayor resistencia. Estas piedras eran utilizadas para fabricar utensilios, puntas de flecha y ornamentos.
Entre dichas piedras se encontraban la serpentina, la turquesa, la malaquita, el ágata, pero entre todas ellas destacaban la jadeíta y la nefrita. A estas piedras, los chinos de la antigüedad las denominaron con el nombre de yu (jade).
Desde entonces el jade ha sido considerada la piedra más hermosa.

Piedra de Leones
La palabra “jade” es una corrupción del español “piedra de ijada” (piedra de leones), conocida por los conquistadores españoles en México. Ellos comenzaron a utilizar los talismanes de ijada como protección contra enfermedades renales. Al regresar a Europa, los franceses tradujeron esta expresión como piedre de l´ejade, pero apareció (quizás por un error de imprenta) como le jade. Finalmente, el Renacimiento llevó a Europa hacia una revolución científica en la cual se utilizaron términos latinos para casi todo, por lo que la piedra mesoamericana fue llamada lapis nephriticus.

Matrimonio de Oro y Jade
En China, durante mucho tiempo estuvo de moda llevar ornamentos de jade con el fin de demostrar sus virtudes y su rango social. Esta moda tuvo su apogeo durante la segunda dinastía Ping (1644-1911). A las personas que no llevaban ornamentos de jade se las consideraba mal vestidas y una casa sin objetos de jade no era considerada una “verdadera” casa.
Entre las mujeres, eran muy apreciados los brazaletes de jade, que se entregaban como regalo de compromiso para el matrimonio. Estos brazaletes eran más apreciados que los diamantes, y entre los chinos se describía un buen matrimonio como “un matrimonio de oro y jade”.
Esta importancia del jade en el matrimonio proviene sin duda de la creencia de que el jade tiene una gran importancia en la sexualidad. Los chinos denominan a los órganos genitales femeninos “la puerta de jade”, y según una leyenda publicada por el historiador Tian Gong Kai Wu, a finales de la dinastía Ming (1637) el jade era extraído de los ríos en las noches de luna llena por jóvenes vírgenes desnudas.
Esa idea de “desnudez” y “pureza virginal” es lo que ha llevado a miles de mujeres orientales a utilizar objetos de jade para realizar masajes, con el fin de mantener su piel fina y tersa.
También se han empleado como piedra de la fertilidad, ya que su uso potenciaba la energía sexual yang (masculina) y armonizaba el yin (femenino).

Las 11 Virtudes
Para los chinos de la antigüedad el jade era un lazo entre la tierra y el cielo, un puente entre la vida y la inmortalidad.

El cosmos está formado por tres elementos: cielo, tierra y hombre. Esta tríada queda representada tanto en la grafía china utilizada para la palabra “rey” (wang), como en la empleada para la palabra “jade” (yu).
Los tres elementos son las tres líneas horizontales, unidas por el centro (vía media y eje del mundo) con un trazo vertical. Tanto el rey como el jade son “hijos del cielo y de la tierra”, y su misión es unir los tres niveles. El punto en la derecha del jade simboliza su origen: un rayo. El hombre, al ocupar el lugar inferior en esta estructura, se halla obligado a honrar y ofrecer sacrificios a los otros dos elementos superiores.
Ningún esfuerzo, precio o alabanza serán suficientes para una pieza tan delicadamente tallada. Emperadores, emperatrices, cortesanos, letrados, princesas, artistas, estudiosos… todos han utilizado y apreciado el jade. Esto no solo se traduce en el arte y el ritual, sino en el lenguaje mismo. Los chinos han incorporado la palabra yu (jade), a cientos de frases, dichos y expresiones, todos ellos relacionados con la perfección, la belleza, la pureza y la sabiduría. Según Confucio (551-479 a. de C.), el jade posee 11 virtudes, entre las cuales destacan la benevolencia (ya que es suave y lustroso), la fidelidad (pues no irrita nunca la piel), la cortesía (participaba en el ritual del vestido) y la sinceridad (una imperfección en el jade no se puede disimular).
Según el confucionismo, una persona debería comportarse de acuerda con las cualidades del jade. En otros textos el jade aparece como símbolo de las cinco virtudes:
1. Es brillante, por lo que posee las características de jen (benevolencia, bondad, amor).
2. Examinando su exterior, su interior se revela a aquellos que comprenden la piedra, por esto se asemeja al carácter yi (perfecto entendimiento y buen trato).
3. Su sonido es melodioso y profundo, como tsi (inteligencia).
4. Aunque puede ser cortado, mantiene su entereza, de tal modo despliega una característica inherente de autodefensa, como el carácter yung (valentía, coraje).
5. Cuando es puro no posee manchas, siendo similar al carácter chieh (puro, pureza).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si necesitas ponerte en contacto con nosotros...
Utiliza nuestra dirección de correo electrónico, porque este formulario de comentarios no funciona.
Puedes escribirnos aquí: centrofenix@hotmail.com
Gracias