CENTRO FÉNIX DE NATUROPATÍA
México - Tel. 2291 185 281
España - Tels. 680 53 75 56 - 965 78 63 38


Hola ! ! !

Más allá de las limitaciones impuestas por la percepción,
existe la certeza de ser lo que nunca perdimos.
El conocimiento de la conciencia de ser
es la única Libertad que tenemos.
Adelante, están invitados.

Bienvenid@s !!!

CIENCIAS ETERNAS


Algunas de las Imágenes que aparecen en este Blog, han sido sacadas de Internet.
Si alguien tiene derechos y quiere que no salgan en este espacio,
nos lo hacen saber y serán retiradas inmediatamente.




domingo, abril 17, 2016

Respiración y la Unidad de la Vida

La respiración es un acto rítmico que se compone de dos fases: inhalación y exhalación. La respiración es el ejemplo perfecto de la ley de polaridad: dos polos, inhalación y exhalación forman, con su constante alternancia, un ritmo. Un polo depende del polo opuesto, y así la inhalación provoca la exhalación. También podemos decir que un polo no existiría sin el otro, si destruimos una fase, desaparece también la otra. Un polo complementa al otro y los dos juntos forman un todo. Podemos sustituir los dos polos de la respiración por los conceptos contracción y relajación. Hay un suspiro de inhalación que provoca contracción y un suspiro de exhalación que provoca relajación.

Por lo que se refiere al cuerpo, la función central de la respiración es un proceso de intercambio: mediante la inhalación, el oxígeno contenido en el aire es conducido a los glóbulos rojos y en la exhalación expulsamos el anhídrido carbónico. La respiración encierra la polaridad de atrapar y expulsar, de tomar y dar.

Todas las lenguas antiguas utilizan la misma palabra para designar el aliento que para el espíritu.
La doctrina hindú, nos enseña que la respiración es portadora de la auténtica energía vital a la que llaman prana.
En la Biblia se nos cuenta que Dios infundió su aliento divino en una figura de barro, convirtiéndola en una criatura "viva", dotada de alma.

Este es el misterio de la respiración. La respiración actúa en nosotros, pero no nos pertenece. El aliento no está en nosotros, sino que nosotros estamos en el aliento.
Por medio del aliento, nos hallamos constantemente unidos a algo que se encuentra más allá de la forma y de las palabras.
La respiración hace que esta unión con el plano metafísico permanezca en nosotros.

Vivimos en el aliento como en un gran claustro materno que abarca mucho más de lo que nuestro pequeño y limitado ser puede llegar a entender con su mente racional. La vida es ese secreto supremo que el ser humano no puede definir ni explicar. La vida sólo se experimenta abriéndose a ella y dejándose inundar por ella.

La respiración es el cordón umbilical por el que esta vida viene a nosotros y hace que nos mantengamos en esa unión.
Aquí reside su importancia: la respiración impide que el ser humano se cierre a todo, se aísle, que haga impenetrable la frontera de su yo. Por muy deseoso que esté de encerrarse en su ego, la respiración le obliga a mantener la unión con lo ajeno al yo. Recordemos que nosotros respiramos el mismo aire que nuestro "enemigo". Es el mismo aire que respiran los animales y las plantas.

La respiración nos une constantemente con todo. Por más que alguien quiera aislarse, la respiración le une con todo y con todos. El aire que respiramos nos une a unos con otros, nos guste o no.

La respiración tiene que ver con "contacto" y "relajación". Este contacto entre lo que viene de fuera y el cuerpo se produce en los alvéolos pulmonares. El pulmón es el mayor órgano de contacto, el otro es la piel.
El contacto de la piel es inmediato y directo y está sometido a nuestro deseo. Uno puede tocar o no a otra persona. El contacto que establecemos con los pulmones es indirecto, pero obligatorio. No podemos evitarlo.

Existe un síntoma de enfermedad que puede pasar de uno a otro de estos órganos de contacto: el asma y la erupción cutánea. Una erupción cutánea abortada puede manifestarse en forma de asma que, a su vez, con el correspondiente tratamiento, se convierte en erupción. El asma y la erupción cutánea corresponden al mismo tema: contacto, roce, relación. La resistencia a establecer contacto con el mundo por medio de la respiración se manifiesta, por ejemplo, en el espasmo respiratorio del asma.

Con el primer aliento empezamos la vida y con el último la terminamos. Con el primer aliento damos el paso al mundo exterior al desprendernos de la unión simbiótica con la madre y hacernos autónomos, independientes y libres.
Cuando a uno le cuesta respirar, ello es señal de temor a dar por sí mismo los primeros pasos con libertad e independencia.
La libertad le corta la respiración, es algo insólito que le produce temor. La misma relación entre libertad y respiración se advierte en el que sale de una situación de agobio y pasa a otra en la que se siente "desahogado" y lo primero que hace es inhalar profundamente, por fin puede respirar con libertad.
El proverbial ahogo que nos aqueja en circunstancias agobiantes es ansia de libertad y de espacio vital.

En resumen, la respiración simboliza ritmo, en el sentido de aceptación "tanto lo uno como lo otro".
Contracción - Relajación. Tomar - Dar. Contacto - Repudio. Libertad – Agobio.

Leer más...

jueves, abril 07, 2016

Práctica de la Respiración Lenta y Profunda

Realiza una exhalación completa. La mayoría de las personas no vacían los pulmones por completo al exhalar, quedando cierto volumen de aire viciado en los pulmones.
Una exhalación completa produce automáticamente una buena ventilación al inhalar.

Ayúdate del abdomen para vaciar los pulmones.
Exhala lenta y relajadamente. Cuando llegues al límite de una exhalación cómoda, ayúdate de los músculos abdominales para forzar, por medio de la contracción, la salida de más cantidad de aire. La exhalación ha de ser lenta y relajada, pero sin ser intermitente.

Inhala y exhala siempre por la nariz. La nariz caldea, filtra y humedece el aire. Si se respira por la boca se puede producir hiperventilación.

Mantén una postura correcta y erguida. Al practicar, siéntate en el suelo o en una silla, pero con la espalda recta. Si te sientas con el busto doblado, el vientre no puede levantarse y la caja torácica pierde movilidad.

Secuencia correcta de los movimientos de inhalación y exhalación

- Inhalación:
Primero llena el vientre, luego las costillas y por último el esternón.
La inhalación empieza y la exhalación termina en la región central del cuerpo: el vientre.

- Exhalación:
Primero el esternón, luego las costillas y por último el vientre.
Cuando respiramos sólo con la caja torácica, se aumenta el nerviosismo, se pierde contacto con uno mismo y se tiende a la hiperventilación.

Leer más...

viernes, abril 01, 2016

Una Visión de la Paternidad Novedosa y Radical

La psicología prenatal ha conseguido, en un breve periodo de tiempo, descubrir lo suficiente sobre la mente y las emociones del niño intrauterino como para ayudar a rescatar a miles de pequeños de una vida de debilitantes trastornos emocionales. La psicología prenatal ofrece un modo de mejorar prácticamente las posibilidades que toda generación tiene de ingresar en la vida libre de los corrosivos trastornos mentales y emocionales que, en el pasado han acosado a los niños.
Esto no significa que la psicología prenatal sea una panacea, ni que cualquier trastorno emocional que nos afecta se remonte al útero. La vida no es estática y lo que nos ocurre en todos los años de existencia nos influye y nos altera. Sin embargo, es importante recalcar que los acontecimientos nos afectan de manera muy distinta en las primeras etapas de la vida. Un adulto y, en menor medida, un niño han tenido tiempo de desarrollar defensas y respuestas. Pueden suavizar o desviar el impacto de la experiencia. Un niño intrauterino no puede hacerlo. Lo que le afecta lo hace de manera directa. Por ese motivo, las emociones maternas se graban tan profundamente en su psique y su fuerza sigue siendo tan poderosa más tarde, en la vida. Las principales características de la personalidad rara vez cambian. Si el optimismo queda grabado en la mente del niño intrauterino, más adelante serán necesarias muchas adversidades para borrarlo.

El punto en que estos conocimientos pueden significar legítimamente una diferencia reside en ayudar a identificar y prevenir el origen de graves problemas de personalidad. La mayoría de las mujeres saben que ocuparse emocionalmente de sí mismas significa ocuparse de sus hijos no nacidos. La capacidad de reconocer en el útero una conducta potencialmente conflictiva y perturbada puede ser altamente beneficiosa para miles de niños que todavía han de nacer, para sus padres y, en última instancia, para la sociedad.

El hecho de que más embarazadas empezaran a comunicarse con sus hijos, representaría un comienzo extraordinario. Podemos imaginar cómo se sentiría uno a solas en una habitación durante seis, siete u ocho meses sin el menor estímulo emocional o intelectual. Ésa es, más o menos, la consecuencia de ignorar a un niño intrauterino. Lógicamente, sus necesidades emocionales e intelectuales son mucho más primitivas que las nuestras. Pero lo importante es que existen. Necesita sentirse amado y deseado tan apremiantemente como nosotros. Es necesario hablarle y pensar en él; de lo contrario, su espíritu y a menudo también su cuerpo comienza a debilitarse.

En líneas generales, la personalidad del niño intrauterino es una función de la calidad de la comunicación madre-hijo y también de su especificidad. Si la comunicación fue abundante, enriquecedora y, sobre todo, nutritiva, existen muchas posibilidades de que el bebé sea robusto, sano y feliz. Esta comunicación es parte del vínculo. La vida desde los primeros minutos y horas, ofrece infinitas distracciones: imágenes, sonidos, olores y ruidos. Por su parte, la vida en el útero es mucho más uniforme y está completamente rodeada por su madre y todo lo que ésta dice, siente, piensa y espera. Hasta los ruidos externos pasan a través de ella.
Por este motivo es tan importante que la embarazada piense en su hijo. Sus pensamientos ─su amor, su rechazo o su ambivalencia─ comienzan a definir y a modelar la vida emocional del niño. Lo que ella crea no son rasgos específicos, como la extroversión, el optimismo o la agresividad. Estas palabras son, sobre todo, palabras adultas con un significado adulto, demasiado específicas y afinadas para aplicarlas a la mente de un niño intrauterino de seis meses.
Lo que se forma son tendencias más amplias y más profundamente arraigadas, como el sentimiento de seguridad o de autoestima. A partir de estas tendencias, más adelante, en la infancia, se desarrollan los rasgos específicos del carácter. Un ejemplo es la seguridad. Una persona segura confía profundamente en sí misma. ¿Cómo no va a hacerlo si desde el filo mismo de la conciencia se le ha dicho que es deseada y querida? Atributos como el optimismo, la confianza, la cordialidad y la extroversión surgen naturalmente de ese sentimiento.
Se trata de elementos preciosos para dar a un niño, elementos que pueden proporcionarse fácilmente: al crear en el útero un entorno cálido y emocionalmente enriquecedor, la mujer puede lograr una diferencia decisiva en todo lo que su hijo siente, espera, sueña, piensa y obtiene a lo largo de su vida.

Durante esos meses, la mujer es el nexo entre su bebé y el mundo. Todo lo que le afecta incide en él y no hay nada que le afecte más profundamente como las preocupaciones con respecto a su marido (o compañero). Por este motivo, emocional y físicamente hay pocas cosas más peligrosas para un niño que un padre que maltrata o deja sola a su esposa embarazada.
Este hecho por sí mismo convierte al hombre en una parte importante de la ecuación prenatal. Un factor igualmente vital del bienestar emocional del niño es la actitud del padre hacia su pareja. Diversos elementos pueden incidir en la capacidad de un hombre para relacionarse con su compañera, desde lo que siente hacia ella o hacia su propio padre hasta las presiones laborales o sus propias inseguridades. Las investigaciones han demostrado que lo que afecta más profundamente su sentido de compromiso ─para bien o para mal─ es en qué momento comienza la relación con su hijo, si es que ésta tiene lugar.

Por evidentes motivos fisiológicos el hombre está en desventaja. El niño no es una parte de su ser. Sin embargo, no todos los impedimentos físicos del embarazo son insuperables. Algo tan corriente como hablar es un buen ejemplo: un niño oye en el útero la voz de su padre y existen claras pruebas de que escuchar esa voz supone una importante diferencia emocional.
La relación también influye directamente en el futuro padre en un sentido más general. Los estereotipos suelen retratarlo como bienintencionado pero torpe. Esto crea una perniciosa crisis de confianza en muchos hombres. A modo de defensa, suelen alejarse de sus esposas durante el embarazo y recurrir a la seguridad de amigos y colegas que les proporcionan respeto y el sentido de la propia valía. La relación es un modo ─un modo muy importante─ de romper este círculo vicioso e interesar al hombre mucho más profunda y significativamente en la vida de su hijo desde el principio mismo. Cuanto antes se interese, más posibilidades de beneficiarse tendrán su futuro hijo o su futura hija.


Esta visión de la paternidad es ciertamente novedosa y radical porque significa un profundo cambio desde la raíz del ser para alejarse de prácticas pasadas. Esto y solo esto es necesario si abrigamos la esperanza de producir futuras generaciones de niños cada vez más sanos y emocionalmente seguros.

Leer más...

miércoles, marzo 30, 2016

El Arte y la Ciencia del Renacimiento

El Renacimiento es un proceso de rendición

El propósito del Renacimiento es rendirse a la fuerza sanadora de la propia vitalidad y hacerlo con el máximo de facilidad y placer, y con la mínima lucha y resistencia.
El Renacimiento es una experiencia personal elevada. Las generalizaciones sobre el proceso se pueden tomar como señales de que se va por el buen camino, aunque no se han de ver, bajo ningún concepto, como objetivos por los que luchar.

El arte del Renacimiento consiste en rendirse y confiar en la propia intuición, abrir el corazón a la energía divina sanadora. El arte del Renacimiento consiste en dejarse ir, liberar el control, retirar la mente del camino.

La ciencia trata de ajustar la respiración, corregir los pensamientos y cambiar las percepciones erróneas.
Una parte son los pensamientos. Otra parte son los sentimientos. Las dos son valiosas. El Renacimiento es más efectivo cuando las dos están en equilibrio.

La integridad espiritual es una función del compromiso con la propia transformación como vehículo para sanarnos y sanar a los demás.
La trampa en renacer a los demás es proyectar el propio caso en los demás mientras se está incompleto con uno mismo. La completación consiste en la alineación de la mente, el cuerpo y el espíritu. La integración de la mente, cuerpo y espíritu consiste en:
1. Pensamientos de calidad
2. Buen comportamiento físico
3. Confiar en el Proceso

Dicho de otra manera:
1. Pensar a lo grande
2. Seguridad y placer en el cuerpo
3. Amor en el corazón

La idea de la muerte como guía es el pensamiento que purifica la mente y el cuerpo de toda resistencia al Espíritu Eterno.
Miedo a la muerte es miedo a dejarse ir o llevar.
Miedo a la vida es miedo a recibir.
La respiración es el espejo en el que mirarse para ver cómo nos intercambiamos con la vida.
En un círculo de respiración totalmente rendido yace una persona que se siente segura con la vida.
Se puede "leer" la respiración de una persona; pero la respiración es más que una forma de mirar a una persona: es literalmente el vehículo entre el mundo visible e invisible (lo espiritual y lo físico) y, como tal, es el centro del Ser de una persona.

¡La respiración es la vida! ¡Renacer la respiración es renovar la vida!

La integridad desde la mente trata del mantenimiento de la palabra, o compromiso, por miedo a la desaprobación y/o a la culpa.
La integridad desde el corazón trata de la confianza en que lo que es beneficioso para una persona sirve también a otros, y que el compromiso con el propio crecimiento, combinado con la compasión por los demás, es el servicio más valioso que se puede ofrecer.

En Renacimiento hay que poner atención en no-hacer una inversión en el resultado como el "síndrome del tocólogo", el cual controla e inhibe la rendición. La solución no es necesariamente no hacer nada, aunque eso puede ser un proceso válido, porque se puede no hacer nada y todavía "esperar" milagros, lo que despistaría del momento presente y crearía lucha.
¿Qué hacer? ¿Qué decir?

1. Antes de renacer a alguien, prepararse uno mismo: tomarse su tiempo para aclarar la mente, relajarse, tener una visión de una sesión exitosa, solamente invitar al Espíritu a que haga el Renacimiento. Uno es el testigo, el guía, aunque no del todo imparcial. La compasión lleva a la empatía, pero demasiada compasión lleva a la lucha.

2. Inicio
a) Aclaración verbal
b) Chequeo de la respiración

3. Parte central
a) Reajuste de la respiración
b) Afirmaciones cuando sean apropiadas
c) Trabajar la Ley Personal
d) "Te quiero", las palabras más sanadoras del Universo

4. Conclusión
a) Instrucciones
b) Trabajo en casa
c) Próxima cita.

El Renacimiento es soltar lo que no es.
El Renacimiento es dejar salir, no imaginárselo.
El Renacimiento es la ciencia creativa del rejuvenecimiento a través de la respiración.

Leer más...

sábado, marzo 26, 2016

Las Primeras Etapas de la Vida

La psicología prenatal ofrece una optimista e ilimitada esperanza. Esperanza para los médicos pues les permitirá evitar muchas de las oportunidades perdidas de embarazo y nacimiento; esperanza para madres y padres, porque profundiza y enriquece la naturaleza del hecho de ser padres y, sobre todo, esperanza para el niño aun no nacido.
Éste es el principal beneficiario, muy distinto, mucho más consciente, receptivo y cariñoso de lo que nadie había imaginado, en el útero y durante el nacimiento merece un tipo de asistencia más sensible, nutritiva y humana de lo que recibe en la actualidad.

Proporcionar al recién nacido un entorno cálido, tranquilizador y humano plantea una diferencia, porque el niño es muy consciente de cómo nace. Percibe ternura, delicadeza y un trato cuidadoso, y responde a ellos del mismo modo que siente; de una manera totalmente distinta a las potentes luces, las señales eléctricas y la atmósfera fría e impersonal que tan a menudo se asocian con el nacimiento en la sala de partos de un hospital.

Lo más extraordinario de este conocimiento es que revela que el niño no nacido es un ser consciente, aunque su conciencia no sea tan profunda o compleja como la de un adulto. Es incapaz de comprender los matices de significado que el adulto puede dar a las palabras o gestos, sin embargo es sensible a matices emocionales excepcionalmente sutiles. Puede sentir y reaccionar no solo ante emociones amplias e indiferenciadas, como el amor y el odio, sino también ante complejos estados afectivos más matizados, como la ambivalencia y la ambigüedad.
Aun se desconoce el momento exacto en que sus células cerebrales adquieren esta capacidad. Algunos investigadores opinan que algo semejante a la conciencia existe desde los primeros momentos de la concepción. En lo que respecta al niño, se conoce con verdadera autoridad que desde el sexto mes de embarazo, prácticamente, en un sentido global es un ser humano fascinante capaz de aprender, oír e incluso recordar.

Nuestros gustos y aversiones, nuestros miedos y fobias ─en síntesis, todas las conductas definidas que nos convierten singularmente en lo nosotros mismos─ también son, parcialmente, producto del aprendizaje condicionado y el útero es el lugar donde se inicia este tipo específico de aprendizaje.
Sin duda alguna, la personalidad es mucho más que la suma de lo que aprendemos… dentro o fuera del útero, y puesto que al fin se han identificado algunas de las experiencias tempranas que modelan rasgos y características futuros, ahora una mujer puede influir activamente en la vida de su hijo desde antes del nacimiento.

Leer más...

martes, marzo 22, 2016

Desarrollo Emocional del Niño Intrauterino

Los orígenes de la conciencia humana, la formación y el desarrollo del niño intrauterino y del recién nacido, pero principalmente el modelado de la mente humana, de la forma en que nos convertimos en quienes somos, se basa en el descubrimiento de que el niño no nacido es un ser consciente, que siente y recuerda, y, puesto que existe, lo que le ocurre ─lo que nos ocurre a todos nosotros─ en los nueve meses que van desde la concepción al nacimiento moldea y forma la personalidad, los impulsos y las ambiciones de manera significativa.
Esta comprensión nos lleva más allá de lo que creemos saber sobre el desarrollo emocional del niño intrauterino. Aunque, en un sentido científico, esto es sumamente estimulante, aun lo es más la forma en que profundiza y enriquece el significado y la importancia del hecho de ser padres, sobre todo madres. El aspecto más gratificante consiste en lo que revelan sobre la gestante y el papel que ésta desempeña formando y guiando la personalidad de su hijo no nacido. Sus herramientas son sus pensamientos y sentimientos, y con ellos tiene la posibilidad de crear un ser humano favorecido con más ventajas de las que anteriormente se consideraban posibles.

Hay muchos factores en juego en la formación de una nueva vida. Los pensamientos y sentimientos maternos son solo un elemento de esa combinación; pero lo que los singulariza es que, a diferencia de unas características dadas, como la herencia genética, son controlables. Una mujer puede convertirlos en una fuerza tan positiva como desee. Dudas, ambivalencias y ansiedades ocasionales son aspectos normales en cualquier embarazo que pueden contribuir realmente al desarrollo del niño intrauterino; sin embargo, ahora sabemos que una futura madre dispone de otro modo de influir activamente y para bien en el desarrollo emocional de su bebé.

Esta comprensión es consecuencia de otros descubrimientos anteriores. A finales de los años sesenta se descubrió un sistema postnatal de comunicación madre-hijo denominado vínculo. Los nuevos descubrimientos son una prolongación lógica de ese descubrimiento previo, dado que hace retroceder un paso el sistema de comunicación situándolo en el útero. Desde el punto de vista médico puede decirse prácticamente lo mismo: si se tiene en cuenta lo que se ha aprendido en los últimos tiempos acerca de las consecuencias que la dieta y la ingesta de alcohol y drogas por parte de la madre tienen en el niño no nacido, y también sobre el papel que desempeñan las emociones en la enfermedad y la salud, se deduce que los pensamientos y sentimientos de la madre tienen un efecto potencialmente benéfico en su hijo antes de nacer.

También cobra sentido el papel del padre durante el embarazo. Durante éste, la relación con un hombre cariñoso y sensible proporciona a la mujer un sistema de apoyo emocional constante. Así como se había excluido rudamente al hombre, ahora se ha redescubierto lo importante que son la seguridad y el nutrimento emocionales para la mujer y su hijo no nacido, pudiendo aquél volver a ocupar el legítimo lugar que le corresponde en el embarazo.

Leer más...

jueves, marzo 17, 2016

La Intensa Vida Emocional del Niño Intrauterino

Desde siempre se ha tenido conocimiento que toda mujer embarazada siente que entre ella y el hijo que lleva en su vientre existe un intercambio de sentimientos. Gracias a una nueva tecnología médica de la que se dispone desde finales de los años sesenta y principio de los setenta, se ha podido estudiar, al niño en el útero sin perturbarle, y lo que se descubrió ha significado una visión espectacularmente distinta de la vida fetal. Ahora sabemos que el niño intrauterino es un ser humano consciente que reacciona y que a partir del sexto mes (incluso antes) lleva una activa vida emocional. Además de este hallazgo sorprendente, se han realizado los siguientes descubrimientos:

• El feto puede ver, oír, experimentar, degustar y, de manera primitiva, incluso aprender en el útero, antes de nacer. Lo más importante es que puede sentir… no con la complejidad de un adulto, si bien, de todos modos, siente.

• Consecuencia de este descubrimiento es el hecho de que lo que un niño siente y percibe comienza a modelar sus actitudes y las expectativas que tiene con respeto a sí mismo. Si finalmente se ve a sí mismo y, por ende, actúa como una persona feliz o triste, agresiva o dócil, segura o cargada de ansiedad, depende parcialmente de los mensajes que recibe acerca de sí mismo mientras está en el útero.

• La principal fuente de dichos mensajes formadores es la madre del niño. Esto no significa que toda preocupación, duda o ansiedad fugaces que una mujer experimenta repercuten en su hijo. Lo importante son los patrones de sentimientos profundos y constantes. La ansiedad crónica o una intensa ambivalencia con respecto a la maternidad pueden dejar una profunda marca en la personalidad de un niño no nacido. Por otra parte, emociones intensificadoras de la vida, como la alegría, el regocijo y la expectación, pueden contribuir significativamente al desarrollo emocional se un niño sano.

• Las investigaciones han comenzado a dedicarse también a los sentimientos del padre. Hasta hace poco, no se tenían en cuenta sus emociones. No obstante, los estudios indican que este punto de vista es erróneo. Demuestran que lo que un hombre siente hacia su esposa y el niño no nacido es uno de los factores más importantes para determinar el éxito de un embarazo.

Con estos nuevos conocimientos a su disposición, madres y padres tienen una oportunidad incomparable de contribuir a modelar la personalidad de su hijo ya desde el seno materno. Pueden contribuir, de manera activa, a su felicidad y bienestar, no solo en el útero, sino también durante el resto de su vida.

Leer más...

lunes, marzo 07, 2016

Ley Eterna y Mentira Personal


La mentira personal es el pensamiento más negativo que una persona puede llegar a tener sobre ella misma. Este pensamiento es una reacción que se tiene ante algo que los demás sintieron o dijeron respecto a nosotros.

La mentira personal se forma en los primeros instantes de la existencia de la persona, llegándose a dar casos en los cuales se decide en el momento de la concepción, aunque no suele ser muy habitual. También se han dado casos en los que la mentira personal es una decisión que se ha tomado en el útero. Aunque lo más habitual es que las mentiras personales estén relacionadas con decisiones que se toman en el momento de nacer.

En nuestra vida hacemos realidad la mentira personal. La verdad es que la persona que ha sentido o pensado algo sobre nosotros es sólo un instante, luego lo olvida y realmente nos quiere; pero nosotros nos aferramos a ese pensamiento o sentimiento. Si no hacemos nada al respecto, la llevaremos arrastrando durante toda la vida.

Hay dos maneras en las que se manifiesta la mentira personal en nuestra vida. Una es cuando cedemos a ella escenificándola, manifestando situaciones en las que ponemos de manifiesto todo lo que pensamos que hay de malo en nosotros mismos y atrayendo a personas que desilusionamos, que no nos desean, etc. La otra es sobrecompensando la mentira personal, haciendo un esfuerzo tremendo por demostrar que somos todo lo contrario a lo que nos dictan nuestras mentiras personales.

A menudo la gente utiliza su mentira personal para desarrollar su carrera y compensan el pensamiento negativo eligiendo una carrera que demuestre lo contrario. Cada persona tiene que analizar su propia mente y ver cuál es el pensamiento que motiva su vida.

Descubrir la mentira personal resulta muy útil, porque nos castigamos con ella en nuestra carrera, en nuestra vida sexual, con nuestro dinero, nuestro cuerpo, es decir en nuestras relaciones con todo y con todos.

Al localizar el pensamiento más negativo acerca de sí mismo, se puede ver como lo que es, una mentira, y decidir no tener razón respecto al mismo, y elegir otro pensamiento al que llamamos "Ley Eterna". Nuestra ley eterna es el pensamiento más elevado sobre nosotros mismos. Para saber cuál es nuestra ley eterna, tomamos la mentira personal y la transformamos en una afirmación positiva.

A veces no resulta fácil hallar la mentira personal debido a que otros pensamientos te bloquean a la hora de averiguar tu pensamiento más negativo. Por ejemplo, puedes tener el pensamiento "estoy confuso" si eres de sexo equivocado, ya que estarás confundido respecto a tu sexualidad.
Frecuentemente la gente tiene el pensamiento "no puedo" cuando trata de hallar su mentira personal. "No puedo" viene de la impotencia; y a menudo está relacionado con un sentimiento de víctima y de impotencia al nacer. Cuando esto sucede hay que cambiar el pensamiento "no puedo" por el de "yo puedo" o "soy capaz", antes de encontrar la mentira personal a un nivel más profundo.
"No sé" es otro pensamiento que impide localizar la mentira personal. Este también se deriva de la impotencia; y debe cambiarse por el de "yo ahora sé que sé", de forma que se pueda identificar la mentira personal.
Para muchas personas "no puedo" o "no sé" puede ser su mentira personal hasta que superan estas decisiones sobre la vida.
La mentira personal "no quiero estar aquí" o "no tendría que estar aquí" pueden tenerla personas a las que sus padres quisieron abortar, si no les gustó la vida desde el principio y también las personas nacidas con el cordón alrededor del cuello.

Suele ocurrir que cuando se descubre el verdadero pensamiento que limita nuestra vida y le damos la vuelta para transformarlo en nuestra ley eterna, éste parecerá mentira hasta que la integres en tu cuerpo. Observa la resistencia a convertir tu mentira personal en tu ley eterna, ya que nos aferramos a nuestras decisiones negativas porque estamos acostumbrados a ellas. Nos hemos adaptado a ellas. Hemos de tener en cuenta que hemos vivido toda la vida con nuestras mentiras personales y no va a ser demasiado fácil librarse de ella.

Es importante afirmar realmente la ley eterna hasta que la integramos y la sentimos en el cuerpo. No basta con aceptar la ley eterna intelectualmente. Hay que llegar a un nivel mucho más profundo. Hay que aceptarla en cada una de las células. Cuando hemos aceptado realmente la ley eterna, todos los aspectos de nuestra vida cambian realmente.

Leer más...

jueves, marzo 03, 2016

Tu Nacimiento Afecta tus Relaciones

Mucha gente se pregunta por qué cuando más se quieren dos personas, la relación se estanca y se vuelve más difícil, incluso imposible. Una de las principales razones es porque el amor atrae todo lo que es contrario a sí mismo.

Cuando alguien te ama, la energía de ese amor entra dentro de ti para sacar cualquier cosa reprimida que puedas tener, como miedo, rabia, culpa y todo tipo de pensamientos negativos. Al mismo tiempo, tu amor está haciendo lo mismo a la persona merecedora de tu afecto. Por lo tanto, mientras ese “material” está saliendo la relación puede volverse tensa y paradójica. En estos casos solemos decir que el amor tiene efectos secundarios.

Aunque no lo recordemos claramente, durante el nacimiento sacamos conclusiones y creencias acerca de la vida y acerca de nosotros mismos y de los demás que se han convertido, con el pasar del tiempo, en pensamientos y emociones que llevamos con nosotros y que en la mayoría de los casos se han vuelto inconscientes.
Suelen ser pensamientos del tipo, los hombres (o las mujeres) no me quieren, no puedo confiar en las mujeres (o en los hombres), la gente me hiere, la vida es un infierno, tengo que enfadarme para sobrevivir, no puedo salir, tengo que salir de aquí, nadie me quiere, etcétera. Pensamientos como estos suelen estar basados en los traumas de nacimiento que experimentamos en el momento de nacer.

A menos que hayas participado de programas para desenmascarar el trauma del nacimiento, como el rebirthing, la recapitulación, etc., y no sabes nada de ello, la relación puede convertirse en algo muy loco. Recuerda que los pensamientos producen resultados continuamente, los cuales se van a proyectar, en este caso, en tu pareja.

Las parejas actúan inconscientemente los pensamientos negativos del otro a partir del amor. Una pareja hará real, literalmente, los pensamientos negativos de su pareja para sanarse y sanar, a su vez, a su pareja. Lo que con frecuencia ocurre en las relaciones es que, a menos que se sanen, los traumas de nacimiento chocan y los patrones familiares se ajustan en una relación de pareja. No es fácil llevar bien una relación de pareja cuando no se conoce el patrón de nacimiento del otro.

Otra cosa que puede aparecer en una relación de pareja relacionada con el nacimiento es el sentimiento de terror por no haber salida. Cuando la intimidad aumenta a algunas personas les pasa que sienten que tienen que salir de ahí. Esto ocurre porque se activan memorias de cuando estábamos apretados en el canal del parto luchando por salir para sobrevivir (nacer). El éxtasis de la matriz es seguido por algo doloroso y lleno de miedo. Un bebé puede sacar la conclusión de que al placer le sigue el dolor y esto provoca, cuando es adulto, que se marche cuando la relación se está volviendo “demasiado” placentera.

Al principio de la relación estas memorias están reprimidas, pero con el pasar del tiempo todos los patrones y traumas de nacimiento van apareciendo en la relación para ser sanados. Puede haber problemas de identidad sexual, porque el padre quería un chico y nación una niña. Esta chica puede haber crecido con la idea de no ser lo suficientemente buena como mujer y acabar sintiéndose inferior al marido. Él puede cansarse de la baja autoestima de ella y abandonarla. Hay casos en los que el mido al sexo aparece como defensa del propio trauma de nacimiento.

Todo esto en cuanto a nacimiento normales porque los complicados son otra cosa. También el ser amamantado o no puede afectar a cómo se viven las relaciones. Lo que ocurre en el útero materno, en el nacimiento y en nuestra primera infancia va a determinar definitivamente cómo nos relacionamos. Lo que recomendamos es ser paciente con uno mismo y amoroso con todo esto, porque toda esta información va a ir saliendo durante mucho tiempo a lo largo de nuestra vida.

Si tu relación se estanca es porque hace falta aclarar tus patrones de nacimiento y, la mejor ayuda es, ser “renacido” lo antes posible. Lo más importante es estar agradecidos de que sabemos cómo borrar los traumas de nacimiento y las leyes personales negativas. Y por experiencia sabemos que es más fácil borrarlas que rellenarlas, reprimirlas, luchar contra ellas y pretender que no existen.

Leer más...

domingo, febrero 28, 2016

Las Relaciones en los Nacidos por Cesárea

Los nacidos por cesárea, en cierto sentido, lo tienen más fácil porque que no tienen que abrirse camino a través del canal del parto para nacer, ni tienen que sentirse culpables de causar dolor a sus madres; una simple incisión lo hace todo. Y hoy en día, una cesárea es un procedimiento quirúrgico de orden menor, que hace el nacimiento más fácil para el médico, la madre y el niño.

Sin embargo, un bebé nacido por cesárea sufre a menudo del síndrome de interrupción, al haber sido impedida bruscamente, durante el parto, su dirección original en la vida por parte del tocólogo.
Los bebés nacidos por cesárea suelen ser con frecuencia adultos obstinados que insisten en hacer las cosas a su manera, y en ocasiones a sus expensas. Al mismo tiempo, cuanto más se comporta así en la vida, es más probable que tenga interrupciones imprevistas que bloqueen su paso. Dan la impresión de querer hacer el viaje por el canal del parto que no pudieron realizar en su momento. Saben que saben hacerlo, si los demás les dejan. Pero no lo harán, la gente interfiere en su camino.

Con frecuencia, cuando se les hace renacer a los nacidos por cesárea, inventan constantes interrupciones para perturbarse a sí mismos, evocando la confusión que experimentaron al nacer. En sus relaciones tienden a caracterizarse por conflictos volitivos, cambios emocionales y de pensamiento, e interrupciones constantes. Hay parejas de nacidos por cesárea que generalmente buscan a alguien fuera de su relación para que les diga qué camino tienen que seguir en la vida; después se arrepienten y hacen todo lo contrario. Si uno de los dos nació por cesárea, el otro puede interpretar el papel del tocólogo, como ocurre en demasiadas relaciones.

La ayuda puede ser el mayor problema para una persona nacida por cesárea, al tiempo que piensa que “será mejor que alguien me ayude, sino no saldré nunca de aquí”. Su doble dependencia les produce confusión en cada encrucijada de la vida.

Anhelan el contacto físico. Al no recibir el masaje inicial que se produce de manera natural al atravesar el canal del parto, necesitan cuando son niños más abrazos, cariños y caricias. Si no lo logran entonces, es posible que necesiten un lo que puede parecer un exceso de caricias cuando son adultos.

Tienen el poder de prever la salida fácilmente. Cuando se relajan en su conocimiento son muy eficientes para encontrar atajos en la vida. Una vez eliminado el sentimiento de culpabilidad por no seguir la vía difícil en el primer momento, pueden disfrutar de la inocencia de su propio saber intuitivo; pudiendo ahorrarnos muchísimo tiempo y energía.
¡Cada nacimiento contiene un don desconocido!

Afirmaciones para los Casos de Nacidos por Cesárea
1. Soy Inocente
2. Mi Camino es el Correcto
3. Puedo Encontrar siempre el Camino con Facilidad
4. Estoy bien en el Primer Sitio
5. Todas las Interrupciones son Adecuadas para mi
6. Disculpo a mi Madre Totalmente
7. No es Peligroso Hacer las Cosas de Otro Modo
8. Me Disculpo a mí mismo por Hacer las Cosas de Otra Manera
9. Merezco todas las Caricias y Abrazos que Deseo
10. Estoy Siempre en el Sitio Correcto en el Momento Oportuno
11. Es Seguro estar en mi Piel
12. Puedo Confiar en mi Intuición
13. No es Peligroso para mi Terminar las Cosas.

Leer más...